Electroestimulación Craneal (CES) para el tratamiento del insomnio

CES es un método que puede aliviar de la ansiedad emocional, el insomnio, la depresión y el trastorno de déficit atencional (TDA). Se conoce comúnmente como terapia de estimulación de microcorriente transcraneal. CES es un método cuya eficacia en general es bastante reconocida y ha sido aprobado por la mayoría de las administraciones nacionales de medicamentos y los departamentos de salud del mundo, incluidos los más estrictos: FDA y la CE. CES es un tratamiento libre de fármacos, no tóxico, sin efectos secundarios, que puedes usar de forma segura.

Historia de la CES

La CES ha sido bien investigada y estudiada. El tratamiento con estimulación eléctrica de baja intensidad comenzó en 1902, cuando los médicos franceses Leduc y Rouxeau anunciaron por primera vez la estimulación eléctrica de baja intensidad a nivel cerebral. En 1949, científicos soviéticos aplicaron CES para el tratamiento del a ansiedad y los trastornos del sueño. A fines de la década de los 60’, se realizaron experimentos en la Universidad de Tennessee (actual Universidad Médica de Wisconsin) en EE.UU. obteniendo resultados prometedores. Años más tarde, la Universidad de Texas comenzó con los ensayos clínicos en humanos en la ciudad de San Antonio y posteriormente se han realizado mayor cantidad de estudios que la validan.


Mecanismo de acción

Los estudios han demostrado que, a pesar de tratarse de una corriente muy baja y de estar en el rango de microamperios, el 42 al 46% de la corriente pasa a través del cráneo y entra en el cerebro concentrándose en el sistema límbico. Se ha demostrado que esto lleva a un aumento en los neurotransmisores de dopamina, serotonina y norepinefrina cerebrales. La forma de onda empleada es importante al igual que la cantidad o intensidad de corriente y ubicación de los electrodos y el tiempo de exposición.

Lo que realmente pasa por el cerebro son estas ondas de forma única que mueven los electrones y afectan las frecuencias dadas por ellos. El nombre empleado para este grupo de frecuencias es el de resonancia armónica y, utilizando esta tecnología, se ha determinado que el EEG cambia a una forma de resonancia más coherente, tal como se observa en condiciones no estresantes. Esto se equipara con resultados observados en meditación profunda.

Cifras y datos sobre el Insomnio en Chile

Un 44% de los adultos chilenos experimenta insomnio (Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC, 2021), un problema que se da mayoritariamente en mujeres y entre los 45 y 54 años, de ellos el 16,3% presenta insomnio severo.

En Chile, el 20% de la población padece de insomnio crónico, es decir, tiene problemas persistentes para dormir por más de 3 meses, siendo los más afectados mujeres y adultos mayores.

La mayor parte de los insomnios son síntomas o parte de otra enfermedad y solo alrededor de un 20% de ellos son primarios, es decir, no son asociados ni dependientes de otra condición médica.

Entre el 30 y 50% de los insomnios crónicos se asocian a patologías del ánimo o ansiedad, siendo muchas veces el primer síntoma en aparecer en trastornos depresivos. Un manejo inadecuado puede hacer que fracase el tratamiento de la depresión o aumentar la probabilidad de una recaída.

Otras enfermedades del sueño, como el síndrome de piernas inquietas, trastornos de la fase del sueño o apneas del sueño, pueden también causar insomnio. Muchas patologías, como aquellas que cursan con dolor (artritis, fibromialgia) o que interrumpen directamente el sueño (prostatismo, reflujo gastroesofágico), entre otras, también pueden causar insomnio. En ocasiones, puede deberse por efecto adverso de ciertos medicamentos.

Al indagar por características socio demográficas detrás del insomnio, se aprecia que, en aquellas personas con insomnio moderado o severo, es un problema que está mucho más presentes entre las mujeres que entre los hombres, con una brecha de 10 puntos porcentuales (21,1% versus 11,3%) Adicionalmente, el insomnio se presenta más fuerte entre la población entre los 45 y los 54 años (24,4%).

Consecuencias del mal dormir

El insomnio o mal dormir crónico se asocia a diversas consecuencias físicas y psicológicas, tales como:

  • Dificultad de concentración, atención y memoria.
  • Mal rendimiento laboral y académico.
  • Fatiga, falta de energía, somnolencia.
  • Síntomas físicos como dolor de cabeza, pesadez estomacal, etc.
  • Irritabilidad.
  • Mayor frecuencia de depresión y ansiedad.
  • Elevación de la presión arterial y problemas cardiacos.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Diabetes.
  • Mal funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Deterioro cognitivo, envejecimiento cerebral prematuro.

ZLEEP: Concilia el sueño de forma más rápida, duerme más profundo, descansa y siéntete mejor.

El uso médico de todo lo relacionado con la electroterapia ha sido mayormente relegado al manejo del dolor. Sin embargo, la FDA aprobó un nuevo método para ser usado en casos de ansiedad, depresión e insomnio. Este método demostró efectividad en numerosos estudios controlados, doble ciego y con placebo.

Zleep es un dispositivo que aplica la tecnología CES para ayudar a conciliar el sueño más rápido y dormir mejor al reducir la frecuencia de las ondas cerebrales. Zleep utiliza un sistema electro médico que envía corrientes de muy baja intensidad (microcorrientes).

Al realizar estimulación transcraneal con una corriente de baja intensidad a través de los lóbulos de la oreja, la CES hará que el cerebro restaure los diversos neuroquímicos en niveles previos al estrés, lo que dará como resultado un sueño reparador y profundo.

La gráfica muestra que, en el periodo de sueño, la tasa de disminución de la onda β disminuye de forma significativa posterior al uso del equipo Zleep; aumentando de forma significativa el aumento de la onda α.

alivio insomnio y ansiedad

El insomnio es multifactorial, es decir, muchas cosas pueden causar problemas para dormir. La investigación indica que estas razones finalmente afectan a las ondas cerebrales. Las ondas cerebrales adultas son Beta, Alfa, Theta y Delta. Si una persona tiene problemas para conciliar el sueño, generalmente significa que hay una cantidad excesiva de ondas Beta (ondas cerebrales que nos mantienen despierta con la mente activa), las que finalmente buscamos cambiar a una onda Alpha, disminuyendo su frecuencia a un rango entre 8 a 13 Hz.

Estudios actuales

Hay más de 125 estudios de investigación con CES en humanos y 29 estudios experimentales en animales, habiendo sido mayoritariamente positivos y varios usando doble ciego y placebo. No hay reporte de efectos adversos duraderos.

Algunos usos distintos a los aprobados por la FDA (quiere decir que aún no están aprobados por FDA) pero en los que se determinó la utilidad del CES son:

• Daño cerebral discreto: disminuye el dolor y la ansiedad y aumenta el IQ.

• Síndrome de abstinencia de sustancias: disminuye ansiedad y aumenta el IQ.

• Paraplejia y cuadriplejia: disminuye la espasticidad.

• Parálisis cerebral: disminuye los reflejos primitivos.

• Personas encarceladas: disminuye la agresión.

• Hipnoterapia: aumenta la velocidad y profundidad de la inducción y reduce la resistencia al hipnotismo.

• Anestesia: aumenta en un 37% el efecto de la anestesia permitiendo así disminuir la dosis de anestesia y disminuye el dolor post-operatorio.

• Fibromialgia: disminuye el dolor y aumenta la calidad de vida.

• Dolores de cabeza: disminuye muchos tipos de dolor de cabeza como migraña, cefalea tensional, y las cefaleas resistentes al tratamiento en las condiciones de fibromialgia y cáncer.

Literatura

Se ha presentado un método que emplea estimulación por microcorriente, que está probado por múltiples estudios en la literatura y que cuenta con la aprobación de FDA para las condiciones de depresión, ansiedad e insomnio, además de tener resultados bastante promisorios en otros problemas. Esta es una alternativa muy prometedora para la población mundial.

Algunos de los muchos artículos sobre lo expuesto:

1. Kirsch, D.L. and Gilula, M. CES in the treatment of depression – Part 2. Practical Pain Management (PPM), 7(5):32-40, 2007.

2. Kirsch, D.L. and Gilula, M. CES in the treatment of depression – Part 1. PPM, 7(4):33-41, 2007.

3. Childs, A. and Price, L. CES reduces aggression in violent neuropsychiatric patients. Primary Psychiatry, 14(3):50-56, 2007.

4. Kirsch, D.L. and Gilula, M. CES in the treatment of anxiety disorders – Part 2. PPM, 7(3):22-39, 2007.

5. Kirsch, DL and Gilula, M. CES in the treatment of anxiety disorders – Part 1. PPM, 7(2):40-47, 2007.

6. Kirsch, D.L. Electromedical treatment of headaches. PPM, 6(8):58-65, 2006.

7. Kirsch, D.L. Microcurrent electrical therapy (MET): A tutorial. PPM, 6(7):59-64, 2006.

8. Tan, G, Rintala, D.H., Thornby, J., Yang, J,. Wade, W., and Vasilev, C. Using CED to treat pain associated with spinal cord injury. J of Rehabilitation Research and Development, 43(4):461-474, 2006.

9. Kirsch, D.L. CES in the treatment of fibromyalgia. PPM, 6(6):60-64, 2006.

10. Cork, R.C., Wood, P., Ming, N., Shepherd, C., Eddy, J., Price, L. The effect of CES on pain associated with fibromyalgia. The Internet Journal of Anesthesiology. 2004; Volume 8, Number 2.

11. Gilula, M.F. and Barach, P. CES: a safe neuromedical treatment for anxiety, depression or insomnia. South.MJ 97(12):1269-1270, 2004.

12. Smith, R.B. Microcurrent therapies: emerging theories of physiological information processing. NeuroRehab, 17(1):3-7, 2002.

13. Kirsch, D.L. A practical protocol for electromedical treatment of pain. Chapter 61 in Pain Management: A Practical Guide for Clinicians (textbook of the American Acad of Pain Management) edited by Richard S. Weiner, CRC Press, Boca Raton, FL, 2002.

14. Kulkarni, A.D. and Smith, R.B. The use of MET and CES in pain control. ClPrAltMed. 2(2):99-102, 2001.

15. Debock, P. European perspective: a comparison between TENS and MET. Physical Therapy Pro. September: 28-33, 2000.

16. Kirsch, D.L., and Smith, R.B. The use of CES in the management of chronic pain. Neuro Rehab., 14(2):85-94, 2000.

17. Mercola, J.M., and Kirsch, D.L. The basis for MET in conventional medical practice. J of Adv in Med, 8(2):107-120, 1995.

18. May, B, et. al. Pilot project using the Alpha-Stim 100 for drug and alcohol abuse. August, 1993.

19. Smith, RB, et. al. The use of CES to block fear in phobic patients. J of Current Therapeutic Research, 51(2):249-253, 1992.

20. Engelberg, M, et. al. Transcutaneous electrical stimulation for tinnitus. Laryngoscope, 95(10):1,167-1,173, 1985.

21. Boswell, N.S., et. al. Noninvasive electrical stimulation for the treatment of radiotherapy side effects. American Journal of Electromedicine, 2(3), 1985.

22. Gibson, T.H., et. al. Cranial application of low level transcranial electrotherapy vs. relaxation instruction in anxious patients. American Journal of Electromedicine, 4(1):18-21, 1987. Doctoral dissertation, Calif School Prof. Psy, 152 pages, 1983.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Despacho GRATUITO a todo Chile .
Enviar Whatsapp
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?
    OBTENER